.Compartiendo ideas de desarrollo personal—mente, cuerpo, espíritu—y el placer de vivir

Divas reales®

Vivimos, amamos y disfrutamos en el mundo sabiendo que no nos pertenece ni pertenecemos al mundo. 
. 


...Renacer es también reencontrarse, es poder ver por ti misma a tu diva interior, aclarando cada duda sobre tu existencia, preguntarte

acerca de tus acciones, aprender de tus errores, renovar cada detalle

malo de tu vida y seguir viviendo con una nueva entrega hacia el bien para ti y para quienes te rodean. Renacer es volver a sonreír con

auténtica alegría y paz total en cada paso que das; es tener nuevas

experiencias, conocer a mas personas y reconocer a las personas que ya

conocías con un nuevo amor; renacer es vivir la vida sin temor a vivirla sabiendo que es un regalo de Dios y no un insulto.

La gran paradoja:

“…Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí causa y la del evangelio, la salvará. Pues, ¿de qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma?…

~Marcos 8:34—36

Cristo es el único que puede transformarnos a nosotras, las mujeres comunes y corrientes, en verdaderas divas. Una vez que esto ocurre, sentimos la necesidad de compartir con otras mujeres nuestro amor, gozo y paz. Ahora sabemos que toda mujer que quiera sanar las heridas de su corazón y salvar su vida debe dejar atrás todo los odios, resentimientos, complejos y malos recuerdos que la limitan y la inmovilizan. 

Debe renunciar a todas esas emociones negativas y destructivas que le roban la energía vital. Debe dirigir su cólera por las injusticias que se cometieron en su vida y llevar ese gran dolor por el camino correcto usando esa energía para aliviar un poco el dolor de otros. No hay mejor bálsamo para la mente y el alma colérica que transformar la ira en humildad, perdón y serenidad.

La aspirantes a ser auténticas divas tenemos que renunciar a nuestros anhelos vanos, vacíos y superficiales. Necesitamos superar

nuestro egoísmo y vanidad para entregarnos a cualquiera que sea el

servicio que Dios nos pide consumar en este mundo. Al ser transformadas por el Espíritu Santo perderemos el miedo al que dirán y nos entregaremos a la voluntad de Dios que nos ha revelado el verdadero sentido de nuestra vida y el verdadero sentido de la felicidad: Servir a otros, usando nuestros talentos y habilidades por humilde que sean.

La gran paradoja de la vida es esa invitación de Cristo a perder nuestra vida por su causa para así poder salvarla. ¿De que te serviría ganar concursos de belleza, títulos universitarios, ganar fama, riqueza, poder y

desgastarte con el esfuerzo por conseguir esa imagen de mujer flamante que nos vende el mundo moderno si al hacerlo pierdes tu alma y tu salvación eterna?

Para aclararles esto de las paradojas—que para muchas de nosotras resulta un poco complicado—tenemos que tratar de definirlas de una manera sencilla: Una paradoja suena ilógica y absurda porque por definición es la unión de dos ideas opuestas que resultan contradictorias y que sin embargo pueden encerrar una verdad oculta. Es por eso que a primera vista algunas cosas o personas no siempre son lo que parecen ser.

A través del tiempo, muchas frases paradójicas han sido escritas. Aquí les comparto algunas que recopile en el proceso de investigación y que contienen la esencia de grandes primicias

universales. Estos principios nos pueden ayudar a ver la vida con mas

harmonía y sensatez. Es obvio que nuestra sociedad moderna esta

saturada con demasiada información e ideas conflictivas. Por eso

pienso que a las que nos interesa este tema nos beneficiaria estudiar

mas filosofía y teología. Mas tiempo en silencio para poder reflexionar sobre las verdades ocultas de las enseñanzas de Cristo y menos medicamentos antidepresivos.

Ejemplos de frases paradójicas:
  • “El corazón tiene razones que la razón no entiende”. ~Pascal
  • “Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve con el corazón”. ~El Principito
  • “La mejor improvisación es la adecuadamente preparada”.
  • “Si deseas que alguien te haga un trabajo pídeselo a quien esté ocupado; el que está sin hacer nada te dirá que no tiene tiempo”.
  • “Había un hombre tan pobre, que solo tenía era dinero”.
  • “Vísteme despacio que tengo prisa”. ~Atribuido a Napoleón Bonaparte
  • “La tecnología nos acerca a los más lejanos y nos distancia de los más próximos”. ~Michele Norsa
  • “No llega antes el que va más rápido sino el que sabe adónde va”. ~Séneca
  • “Mientras que objetivamente estamos mejor que nunca, subjetivamente nos encontramos profundamente insatisfechos”. ~José Antonio Marina
  • “Cuanto más damos, más recibimos”.
  • “El ser humano busca respuestas y encuentra solo preguntas”.
  • “El silencio es el grito más fuerte”.
  • “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”.
  • “Sufrimos demasiado por  lo poco que nos falta y gozamos poco de lo mucho que tenemos”. ~Shakespeare
Nuestro espíritu renace cuando el ego muere

Parece contradictorio, pero es precisamente cuando te sientes perdida y te has dado por vencida que se presenta la gran oportunidad de rendirte a la voluntad del Espíritu de Dios. Es cuando piensas que todas las puertas se te han cerrado, que Dios te abre una ventana de esperanza. Es cuando Dios te da la oportunidad de encontrarte a ti misma: Esa diva verdadera que en el silencio grita por salir y manifestarse.

¿Te sientes confundida? No me extraña, no te asustes. La confusión y el desconcierto es parte de la búsqueda. No te dejes vencer aunque todo a tu alrededor parezca caótico.

La vida nos presenta muchos retos y contradicciones. Por eso, esto suena contradictorio. Pero ten paciencia. Todo es un proceso. Entre

mas trates de acercarte a Dios, El se acercara a ti y tal vez hasta te

dejara penetrar—aunque sea un poquito—en sus misterios.

Solo puedo hablarte y compartir basada en mis propias vivencias y

mis circunstancias. Pero aunque nuestras circunstancias y vivencias sean distintas, siempre tenemos mucho que aprender. Veras… he aquí lo que a mi me sucedió: Me canséde buscar fuera de mi y lejos de Dios

las soluciones a todos mis problemas y no las encontré. Así es. Hasta que un día, cara a cara con la muerte Cristo me devolvió la vida y vi con claridad la solución.

Es como cuando se te pierden las llaves del carro y te vuelves loca

buscándolas. En medio de tu frustración, ni respiras, ni te detienes, ni

cierras los ojos para esperar a que Dios te ilumine. ¡No! Todo lo contrario. Te ofuscas, te frustras y pierdes el equilibrio emocional y sientes que la cabeza te va a explotar y que no puedes mas. Buscaste en cada rincón de la casa, en cada gaveta, en cada estante y nada. Las benditas llaves no aparecen por ningún lado. Gritas por unos minutos… y te das por vencida. Luego aun desesperada, te diriges al teléfono para llamar al cerrajero te dice que pronto llegara alguien a ayudarte. Es entonces que respiras profundo y te sientas a esperar… en ese momento miras con asombro que ahí están frente a ti. No lo puedes creer! Ya habías buscado ahí y no estaban y ahora como por arte de magia aparecen frente a ti…

¿Te ha pasado alguna vez? Estoy segura de que si. A todas nos pasa. Las llaves estaban ahí todo el tiempo, lo que paso es que estabas tan ofuscada buscándolas por todo lado que no las viste. Lo mismo me paso cuando buscaba a Dios, cuando me buscaba a mi misma y cuando empecé con la búsqueda de la mujer virtuosa… la verdadera diva. Ella esta allí todo el tiempo, mirándome a través del espejo del alma.

¿Lo entiendes ahora? La auténtica diva es nuestro potencial divino. Pero requiere de mucha dedicación y una fe enaltecida para que la podamos manifestar completamente. La verdadera fe es un asunto muy delicado. Es confianza, seguridad, certeza… No viene de ningún valor mundano que el ego te presenta, sino que viene de tu conexión privada y personal con Yeshua Cristo, quien te nos manda el espíritu de la verdad: nuestro consejero y guía.

Entendamos algo muy importante: Esa diva que vive dentro de tu corazón, constantemente se enfrenta a una dramática prueba, una gran batalla que parece de nunca acabar. Pero si perseveras y te entregas al

poder de Dios sin rendirte, el Espíritu Santo te transformará y te ayudara a recuperar tu poder. He aprendido que ni tu ni yo estamos a salvo de las derrotas porque no siempre se pueden ganar todos los

combates. Pero es mejor perder algunos en la lucha por nuestros sueños, que ser derrotada sin saber ni siquiera por qué se esta luchando. Todos los combates nos dejan una enseñanza. Y aunque se te haga

difícil creerlo, las mejores enseñanzas se aprenden de los combates que

se pierden. Por eso, no te des por vencida pues en la lucha todas tenemos el potencial de renacer y transformar nuestras vidas en ese campo de batalla que es nuestra mente.

Tenemos que hacer la paz con nosotras mismas y aclarar nuestro

tremendum interior para afirmar nuestro poder; Dios no esta disuelto en

estructuras seculares. Dios esta presente en todo tiempo y lugar.

Nuestro Maestro Supremo Yeshua-Cristo (Jesucristo) nos lleva al Padre

si estamos dispuestas a seguirlo, a abrirle nuestro corazón para que el

pueda entrar y quedarse a vivir con nosotras. El nos ama y ansia vernos

renacer a través de la transformación de nuestro espíritu.

Desde mi niñez se me presento a un Dios que vive en la Eucaristía de la iglesia Católica y en un cielo distante y ausente de mi vida cotidiana y de las necesidades económicas y físicas que retaban mi fe… un Dios disuelto en estructuras terrenales. Me pase la mayor parte de mi vida buscando a ese Dios personal que mi corazón anhelaba y que no podía encontrar en ninguna parte. Lo busque en los peores antros y casi me perdí.

Nuestro Dios personal vive en nuestra rutina, en la vida cotidiana, en todo lo que hacemos porque hemos decidido abrirle nuestro corazón a Yeshua. Ahora con su presencia dentro de nuestro corazón, todo se transforma. Su espíritu transforma nuestros pensamientos, emociones, percepciones y sensaciones.

Dios nos pide que lo busquemos en la soledad y el silencio y requiere nuestra dedicación y atención. Dios quiere vivir en intimidad nosotras.

La diva quiere—sobre todas las cosas—alcanzar la unión con Dios a través de Cristo—su Amado Amante místico—a quien ella ama sobre todas las cosas. Ella quiere buscar el Reino de su Padre Celestial que fue lo que Cristo le dijo que hiciera: Busca primero el Reino de los Cielos y todo lo demás se te dará. Pues tu Padre Celestial es todo poderoso y eterno. Dios todo lo puede. El es el Creador de todo lo visible y lo invisible.

La diva no siempre tiene las cosas dadas a ella desde el principio. La Diva no necesita perder el tiempo pensando en el pasado o en

los obstáculos que la detuvieronen el ‘viaje’ a su transformación. Ni tampoco tiene miedo de enfrentarse a los enemigos (o amigos traicioneros) que por su propia ignorancia han

podido arruinarle la vida y arruinársela ellos mismos. ¡No! La Diva conoce su propio poder, su propósito, su intención generosa y benevolente. Ella se ha purificado de todo lo que la ensuciaba, de todo lo que le enajenaba la conciencia para ver con claridad la verdad de su existencia.

La diva conoce su función. Las batallas siempre se presentan pero ella no se revuelca en el charco de su propia sangre. Se chupa las heridas para aliviar su dolor, pero sigue adelante porque ella sabe que vive bajo la protección y el amparo del Espíritu de la verdad, el Espíritu de su Dios vivo que vive en su interior. Dios es el que le sana las heridas, la alimenta y la llena de fe y esperanza para RENACER día a día.

Es ese deseo de servirle a la humanidad, de colaborar con Cristo en la sanación de otras mujeres, que al igual que ella necesitan descubrir su verdadera identidad, es lo que la motiva a ganar todas las batallas y la guerra interior contra su propio ego.

Los sueños de Diva son nobles y puros, por eso Dios no la abandona nunca. Tal vez ella no tenga el apoyo de una familia pudiente, amorosa y educada. Tal vez ella sea como la flor que se levanta por encima de la superficie de un pantano inmundo y que destella sus alrededores con su color vivo y radiante. En medio del pantano, ella destacará por su color y belleza.

Loscombatesexternosde la diva también son muchos. Ella tiene que enfrentarse a una sociedad moderna, llena de comercialismo que no la entiende. Los que no la entienden tal vez la ataquen, la enviden, la critiquen y hasta la traten con crueldad o con indiferencia.

Tal vez muchos quisieran que desapareciera del mapa pero ella no deja que eso la turbe, ni la espante.

El temor y el miedo son emociones que ella ha superado a punto de oración y a punta de confianza en su amado amante y Maestro

Místico en quien ella confía. Ella entiende que los que no saben

son como los que no ven y lamentablemente le duele no poder ayudarles, pues al igual que su Maestro Místico, su enseñanza y su propósito la obligan a enfocarse en todos los que tienen ojos para ver y oídos para escuchar sus enseñanzas. La Diva sabe que aunque ella vive en el mundo, no pertenece al mundo. Se alimenta de los frutos que le da el Espíritu de Dios y los cuales trata de compartir con todo aquel que Dios le ha encomendado. La Diva se esfuerza por cultivar y nutrir en su corazón y su mente los frutos del Espíritu: amor, gozo, paz, paciencia, generosidad, bondad, fidelidad, gentileza y auto-control.

La Diva no le tiene miedo al fracaso ni a la derrota, pues ella sabe que el éxito es pro ducto de esfuerzo y trabajo contra todas las derrotas. Sabe que no existe triunfos sin derrotas. No se gana la batalla con el miedo. Es precisamente ese conocimiento de la dualidad de todas las cosas lo que la llena de valor para seguir hacia adelante, viviendo siempre en su presente progresivo…

Todo es parte de un proceso constante y de una renovación indeleble. Pero eso no significa que renovarse a diario sea una carga. Al contrario, el renacer cada día, limpiándose de lo sucio y bañándose con agua pura nueva, es un proceso de relajamiento y gozo personal. No todas las personas tienen la posibilidad de hacerlo, ni lo entienden, ni lo gozan. ¿Qué le ayuda a la auténtica diva cada día?La palabra diva tiene poder. Veamos las letras que le dan poder…

∞∞∞